4 claves de la subrogación de trabajadores

Los encargados del departamento de recursos humanos a menudo reciben burocracia referente a este tema. Por ello, en nuestro blog hemos decidido escribir algunas claves sobre este tema.

La subrogación de trabajadores se da cuando la empresa o el gerente cambia a la persona de recursos humanos encargada de emplear a los posibles candidatos a trabajar en una compañía.

Cabe aclarar algo muy importante en este punto, la nueva empresa o empleador debe respetar siempre los derechos laborales con los que los trabajadores gozaban en la empresa anterior.

Claves en la subrogación de trabajadores

  1.    La subrogación solo puede llevarse a cabo en cuatro casos:
  •      Sucesión de empresas: se da cuando una empresa absorbe a otra, por lo que la nueva empresa pasa a hacerse cargo de todos los derechos y deberes de la que ha absorbido.
  •      Cambio de titularidad del Código de Cuenta de Cotización.
  •      Por imposición de la propia contratación pública.
  •      Convenios empresariales: las empresas generan acuerdos y pasan a formar parte una de la otra. Sin embargo, a diferencia de la sucesión de empresas, en este caso cada empresa sigue manteniendo sus derechos y deberes.
  1.    La antigüedad de cada trabajador no está en juego. Muchos trabajadores se preocupan por su antigüedad en la empresa, sus pagas extra, sus años de cotización, etcétera. Sin embargo, todo esto se mantiene.
  2.    El “finiquito” se pierde. Aunque el respeto de los derechos laborales de los trabajadores es fundamental en las subrogaciones de trabajadores, el “finiquito” se pierde cuando se producen.
  3.    ¿Qué puede modificar la otra empresa de mi actual trabajo? La nueva empresa para la que se trabaja puede establecer un nuevo salario, jornada laboral, turnos de trabajo o funciones en el trabajador. Incluso puede desplazarlo geográficamente (así lo recoge la Ley vigente), haciendo que este deba cambiar su residencia de forma temporal o indefinida.

Deja una respuesta